El misterio de Don Rosendo, ( CEMENTERIO DE SAN JOSÉ DE CÁDIZ)

El  misterio  de  Don  Rosendo, ( CEMENTERIO  DE  SAN  JOSÉ  DE  CÁDIZ)

Resultado de imagen de hombre de  marmol  cementerio
     El  antiguo  cementerio   de   San  José  de  Cádiz   hoy   desaparecido,   uno   de   los que  albergaba   un   misterio  sin  explicación  posible,   pero  que tras  años, fue   una   realidad   por  muchas  personas,  y   para    otros  una   leyenda.

     Si   empezamos   a   relatar  esta   historia,  hay   que  decir  que  Don   Rosendo,  existió  desde   el   19   de  Julio   del   año   1876,  nunca   le   faltó  flores   frescas  siempre   fue  muy   visitado,   su   figura   siempre   ocasionó   un   aura   de  misterio.

     Su   nombre  fue   Don   Rosendo   de  Vicente   y   Vicente,  un   gaditano  anónimo,  se  dice  que  fue  el  enterrador   del   propio  cementerio,  que   se   llamaba   Joaquín Garaboa,  apodado  el  Quina,  y   que  era  aficionado  al   carnaval,  el  que  refirió, que entre  los   pasillos   de  campo  santo,  una  tarde  cuando   se  encontraba   en  su   labores  un  día   de  otoño,   se   le  apareció  nuestro  personaje,  y   que  este   hizo  un milagro.

     Hay  que  indicar  que  existen   otras  versiones,  que  dicen   que  se   trataba  de  un  médico  filántropo   llamado,   Don  Rosendo  Vicente  y  Vicente  que  se  daba  a  los pobres   y   no   les  cobraba,  y   murió  humildemente.

     Otra   referencia   se   tiene   de   un   montañés   llamado  del   mismo  nombre,   que llegó  del   norte   y   era   propietario   de   un   ultramarinos,   y  que  daba   a  los   pobres alimentos   de   forma   gratuita.

     Pero  existió  un   Don  Rosendo  Vicente   y   Vicente  que   fue  originario   de Pontevedra   de   la  Guardia,   por   el  año  1880,  hijo   de   Ingnacio,  que   contaba  con   varios   hermanos,  que  llegó  a  la   ciudad  de   Cádiz  con   la  edad  de   13  años,   y murió   en   la   calle   Horno   de   Candelaria  numero   28,   y   fue  enterrado   en  un  nicho  de  su  propiedad  motivo   por   el  cual  parece  que  era  adinerado.

     El  personaje   existió,  y  que  tras  su   muerte,  fueron   muchos   los  visitantes,   que entre  los  pasillos   de  este   cementerio   de  San   José   lo   han   visto,  y   no   solo personas   solas  si   no   incluso   grupos,   y   que   los   refieren   como  una  presencia con   una   vestimenta   del  siglo   pasado,  y   lo  mas  curioso   puede  ser,   en   este caso,   que  no  sienten  ningún  tipo   de   temor  o  miedo  cuando   lo   ven.

     También  hay  que  decir,  que  cuando   algunos  visitantes  de  este  cementerio,  son informados  de   la    existencia  de   las   apariciones  fantasmales   de   Don   Rosendo,  les  recorre   un   escalofríos  por   el   cuerpo,   ya   que  ellos   lo  vieron,  sin   saber   su   procedencia   del  mas  allá.

     Como  se  dijo   al  principio  este   cementerio   fue  demolido,   pero   la   causuistica  de  este  caso,   no   paró,   y   siguieron. 

  Los  restos  de  Don  Rosendo,  se   transladaron   a  la   localidad   de   Cliclana, en   la capilla  del  camposanto, donde  se  encontraría  al  lado   de   los gaditanos ilustres, se  sabe  que  este  cambio  se   hizo  sin  levantar   mucha  publicidad   ya   que  se  trataba  de   un   personaje   ya   venerado  por  mucha gente, y  para   evitar  cualquier   tipo  de   incidente.

     El  nicho   fue  descubierto  tras   los   134   años   y   no   quedaba  mas   que algún  resto  oseo,  y   sus  restos son  guardados   en  presencia  de  concejales   algún   periodista  y  trabajadores   del   propio   cementerio.

     Puede  que   el  alma   de   Don   Rosendo,  haya  encontrado   su   descanso,  si   esta claro  que   se   trataba   de  un   personaje   que   fue  venerado  por  sus   buenos   actos,  en   esta   vida  terrenal,  en   una  época  de   hambre  y  miseria  para  algunos,  y   que  puede   que   por  su  estatus  social,  pudo  ayudar  a   la  gente  que  lo  necesitaba, pero  las  apariciones  existen,  y   hay  testigos,  y   eso  no  se   puede  obviar.    
     


Puede que te pueda interesar: LA  LEYENDA  DEL  KONGOMATO, ( Juan Manuel García )


                                                       

Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).