La Dama de Matandrino,(testigo).


La  Dama  de  Matandrino, (testigo).

Resultado de imagen de brujas noche  coche

     La Dama de Matandrino, este caso en tierras de Segovia, en el pueblo de Matandrino, un pueblo que esta abandonado, ruinas, y ningún resquicio de vida, en su entorno, noches frías, el silencio mas absoluto, tan solo el silbido del viento en la oscuridad, y alguna alimaña, entre los escombros.

     Voy a relatar lo vivido por una pareja  de  jóvenes  llamados  Abraham  y  Sara,   que tuvieron que pasar la noche  en  este  lugar, su coche se averió. 

     No tardo en apagarse el día, hacía mucho frió, se quedaron dentro del vehículo , pronto los cristales se empañaron, hacia un frió que cortaba, la verdad que estaban un poco asustados, en la oscuridad sus manos se entumecían, aunque seguían intentando arrancar el motor,  una  y otra vez  pero  el vehículo no arrancaba, creo que había algo en el ambiente que les asustaban,  y no sabían que  era, se miraron y sin mediar palabra, sabían que tenía que salir rápido de allí.

     Empezaba a llover,  una fuerte tormenta empezó a caer, truenos y rayos  que caían,  y alumbraban con llamas aquella  oscuridad, y  reflejaba  las  sombras  mojadas  de  aquellos  arboles, y  casas  abandonadas, todo  parecía  que  hablara.

     Abraham  cogió  de  la  mano  a  Sara, el  miedo  se  reflejaban  en  su  rostros, parecía  el  propio  infierno.

     Pasaban  las  horas, eran  incapaces  ni  siquiera  de  moverse, el  frió y  el  miedo,   estaba  entumeciendo sus  cuerpos.  

     No tardo en hacerse sus temores realidad, en el cristal trasero, se escuchó un fuerte golpe,  pegaron un  salto, se  sentían  acorralados, pasaron  varios  minutos,  y  lo  cierto  es,  que ninguno era  capaz de limpiar los cristales para mirar. 

     Abraham  intento arrancar el  motor nuevamente, pero  no funcionaba,  Sara  se  armo  de  valentía,  y  limpió  el  vaho del cristal, y  vio entre los escombros, a lo lejos en una casa en ruinas, una figura de una mujer vestida con una capa negra, con  una cara aterradora, y que levitaba y dibujaba  un  halo de luz a su alrededor, no  era  de  este  mundo.

     La  pareja  se  encontraba  en  una  situación  de  pánico, fue  la  gota  que  colmo  todos  su  temores,  Abraham  apenas  podía  coger  la  llaves, le  temblaban  las  manos,  y  un  frió   recorría  todo  el  cuerpo.

     Abraham dio nuevamente al contacto, y pidió por Dios que arrancase,  parece que  la  providencia   le   escuchó, y apretó el acelerador y salieron  rápido  de  allí  sin mirar  hacia  atrás 

     Esto  es  lo que me refirieron  y  es  lo  que  ellos  vieron,  que  esto  pueda  haber  pasado, no  lo  se, quien puede  saberlo.


    Puede que te pueda interesar:  LA  LEYENDA  DEL  BARCO  MARIA  CELESTE, ( Juan Manuel García )

                     
                                


Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).