La leyenda de la casa del Castril.

 La  leyenda  de  la  Casa  del Castril.


Resultado de imagen de la casa  del  castril
     En  pleno  barrio  del  Albaicín, en  Granada  existe  una  leyenda  antigua,  concretamente  en  la  Casa  de  Castril,   que  es  un lujoso  palacio  con  portada  plateresca   con  su  escudo  de armas,   de  época  renacentista.  Hoy  alberga  el  Museo  Arqueológico  Provincial.

     La  Casa  de  Castril,  esta  sobre  los  cimientos  de  una  construcción  árabe,  concretamente    otro  palacio,  la  Casa  Castril,   cuyo  propietario  fué  Hernando  de  Zafra,  señor  de Castril,  construyó  su  casa  frente  a  la  Alambra,  como  recompensa  de  los  Reyes  Católicos,  y  fue  terminada  en  el  año  1539.
 
     En  la  fachada  del  balcón  se  puede  apreciar  una  inscripción  donde  pone “ Esperando  la  del  cielo “,  y  es  una  frase  que  tiene  relación  con  la  leyenda  de  la  Dama  blanca  del  Castril.
Empezaremos  a  relatar  la  leyenda  que  tras  generaciones  se  fue  trasmitiendo.

     Se  contaba  como  leyenda  popular,  que  la  hija  de    Hernando  de Zafra,tercer  señor  del  Castril,  cuyo  nombre  era  Elvira,  joven  bella,  de  unos  dieciocho años  de  edad,  y   estuvo  encerrada   entre  las  paredes  del   palacio  para  preservar  su  honra   y  honor.  Su  corazón  estaba  ocupado  por  un  joven  apuesto,  cuyo  nombre  era  Don  Alfonso  Quintanillo,  de  familia  de  abolengo  de  riquezas,  de linaje  de  Granada,  todo  sería  perfecto,  pero  concurría  una  circunstancia  que  imposibilitaba  esa  unión , y  era  que  la  familia  de  Castril  se  encontraba  enfrentada  con  la  de  Zafra.

     El  padre  don  Antonio,  cura  de  la  Casa  de  Castril, y  un  joven  paje,  hacían  lo  posible  para   ambos  jóvenes  amantes,  pudieran  llevar  su  amor  en  secreto.  En  una  de  las  noches,  la  joven  que  se  encontraba  leyendo  una  carta  de  su  joven  amante,  la  cual  había  traído  el  paje,  sin  esperarlo  su  padre  entró  en  la  habitación, y  al  ver  a  su  hija  con  el  paje  creyó   que  había  sido  seducida  por  él,  con  lo  cual  mandó  que  colgasen  al  joven  paje,  en  el  mismo  balcón,  allí  mismo.

     Muchos  fueron  los  gritos  de  clemencia  de  aquel  desafortunado  joven,  al  señor  Castril,  los  criados  miraron  y  escucharon  como  y  mientras  lo  colgaba  le  decía: “ Pide  cuanta  justicia  quieras.  Ahí  ahorcado  puedes  quedar  esperando  la  del  cielo  cuanto  tiempo  te  plazca”.
Tras  la  ejecución,  el  señor  de  Castril,  ordenó  tapiar  el  balcón  y  escribir  la  frase “ Esperando  al  cielo “.  La  joven,  sufrió  un  encierro  aun  mayor,  acabando  por  envenenarse.

     Este  edificio  ha  tenido  siempre  ese  halo  de  sospecha,  como  suele  suceder  no  siempre  se  puede  dilucidar  hasta  qué  punto  es  leyenda,  pero  relatando  hechos  ocurridos,  según  una  empleada  de  estas  instalaciones,  era  verano  concretamente  en  año  1998,  era  una  noche  oscura   y  silenciosa,  de  pronto  sin  esperarlo    apareció  frente  a  ella  una  joven  hermosa,   una  Dama  Blanca  que  le  daba  tranquilidad  y  paz,  era  alta  con  pelo  rizado,  algo  extraña,  lo  curioso  según  testigo,  es   que  no  fue  la  primera  vez  que  la  vio.

     Cuenta   esta  trabajadora,  que  en  una  noche  que  se  encontraba  mal,  descansó  un  poco  en  las  oficinas, tenía  fiebre  alta,   lo  cual  sufrió  una  especie  de  desmayo,  la  Dama  blanca  del  Castril,  se  apareció,  esta  empleada  le  pidió  que  le  aliviara  sus  dolencias,  y  al  poco  sintió   como  una  paz,  que  le envolvía  y  le  devolvió  la  salud  y  los  ánimos  para  seguir  su tarea.

     Se  cuenta,   que  el   sistema  de  alarmas  del  recinto,  salto  en  varias  ocasiones  sin  justificación  posible,  aunque  el  supuesto  problema  pudiese  estar  en  el  entorno  del  almacén  junto  al  balcón,   y   parece  que  los  trabajadores  del  museo  no  están  muy  cómodos   en  la  sala  IV,  también  llamada sala  de  los  romanos,  donde  se  haya  el  almacén.


Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).