El misterioso de la noche (Aye aye).

Escondido  en  la  noche ( Aye aye)

Resultado de imagen de aye aye


El    Aye aye Daubentonia Madagascariensis,   es  de  la  familia  de  los  primates,  y  del  grupo   de  lémures,  por  desgracia  es  un   animal  en  peligro  de  extinción,  hace  años   en  concreto  en  el  año   2008,  se  estimaba  que  había   una  población  en torno  a   2.500  ejemplares,  actualmente  ha  decrecido  en  un  25%.
Su   habitad  son  los  árboles,  y   es  nocturno,  por  lo  cual  tiene  una  formidable  vista,  y  oído,   es  un  buen  saltador  y  muy  rápido.
La  alimentación  del  Aye  aye,   está  compuesta  principalmente  de  larvas  que  encuentra  debajo  de  las  cortezas  de  los  árboles,  no  le  cuesta  demasiado  detectar  cualquier  mínimo  ruido   que  le  va  a  servir  para   localizar  su  alimento,   que  como   hemos  dicho son   larvas, su peso  entre  2  y  3  kilos, y  posee  un  dedo  alargado  para  extraer  las  larvas  y  la longitud  de  su  cuerpo  es  de  una   longitud  de  55 cm,  llegando  a  vivir  hasta  unos  23  años.
El  Aye  aye,   se  encuentran  en  las  selvas  de  Madagascar,  principalmente.  Los  nativos   de  este  lugar  lo  consideran  un  ser  endemoniado,  en  parte  por  su  aspecto  y  su  vida   nocturna  en  los  árboles,  y  es  el  objeto  de  muchas  historias  y  leyendas,  de  terror.
Entre  las  leyendas  que  circulan,  se  cuenta,  que  si  te  mira  fijo  o si  te  señala  con  el  dedo  largo,  morirás de  forma  rápida  y  de  un  modo  horrible,   además  de  otras   leyendas   como  son  que   se  apodera  de  tu  alma.
Estas  supersticiones   están   acabando  con  este  animal,  simplemente  por  su  apariencia  física.
Se   pensó  incluso  que  la  especie  había  desaparecido  por  completo,  hasta  que  se  descubrieron  unos  ejemplares  en  el   año   1961,  y  desde  entonces    se  ha  procedido  a  su  introducción  en  otros  lugares ,  como  puede  ser  la  isla  reserva  de  Nosy Mangabe,   todos  los  esfuerzos  son  pocos  para  salvar  a  este  animal,   que  en  las  noches  oscuras  de  estas   selvas  perdidas  avivan  el  misterio,  esperemos  que  sigan   viviendo,   y  no  se  convierta  en  otra  especie   animal  extinta. 

Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).