La LEYENDA del "duende del DARRO", ( GRANADA).

La   LEYENDA  del  "duende  del  DARRO", ( GRANADA).


Resultado de imagen de puente  del  rio Darro
    En  el  año 1935, en el río Darro en Granada, cerca de Albaicín, y de la Alhambra, sucedieron unos hechos-história, que tuvo como testigos a los propios vecinos.

    Según se cuenta los vecinos del lugar escuchan gritos estremecedores, durante la noche.

    No tardó en correr por el lugar la idea de la existencia de un duende que deambulaba por aquella zona, y que parece que se basaban en la afirmaciones de algunas personas del lugar, de el encuentro con una personaje deforme y de baja estatura.

    Parece que con anterioridad murió un sereno en aquel lugar hacía unos cuarenta años atrás.

    Todo ello pasó como algo sin mayor transcendencia, pero lo que motivó que pasase a ser algo que colmara el vaso fue sin duda, cuando el párroco de la localidad de la iglesia de Santa Ana, al pasar por el puente del río  Darro, un domingo escuchó algo que le hizo acercarse a mirar, y fue los gritos de angustia, y que al mirar vio una figura, que la calificó como algo que no era este mundo.

    Los vecinos acudieron a los gritos de socorro del párroco, que motivó la presencia de las autoridades.

    Según portada que se publicó en el año 1935, el mes de julio, en la portada de “Mundo gráfico”, en las que se referían a lo expresado por el párroco de Santa Ana, “He oído lamentos profundísimos que hacían estremecer de terror”.

    Otra declaración de un vecino que dijo lo siguiente:(…) De una de las higueras, nacidas a la orilla izquierda del Darro, saltó un animal rarísimo, especie de perro y de mono, que caminaba en dos pies y sacudía una cabezota enorme, con dos orejas terribles, pobladas de pelos larguísimos. (Cuando cayó al río) produjo un chillido feroz que no se me olvidará jamás.”

    Lógicamente existieron muchas versiones como era la que apuntaba a todo aquello era debido a que por aquel tiempo se encontraba en feria, por estar en Corpus, y que se escapó un gorila que motivó todo aquello.

    El autor del articulo por aquella época, terminó expresando, lo siguiente: Mi opinión formal, es que el duende es de carne y hueso”.

    También aparece reflejado los hechos en “ El diario de Madrid ” en julio de 1935 de ese mismo año, y que era referida como real:

En la iglesia de Santa Ana, de Granada. Un sacerdote demanda auxilio diciendo que ha visto al diablo vestido con una túnica blanca. Los guardias de Asalto dan una batida y encuentran a una infeliz mujer enferma que es la que profería los lamentos que tanto asustaron al cura. (…) Entre las hierbas del cauce del río, a modo de cama, descansaba el cuerpo de una infeliz mujer, que lanzaba débiles quejidos.”


    Todo ello quedó como una leyenda, que es hoy ya que hay personas que sienten un escalofríos al pasar por la bóveda de este puente del rió Darro.

Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).