Los misterios de hechos extraños del Hospital de Mora.



Los misterios de hechos extraños en el Hospital de Mora.

 


Este es uno de los misterios de mayor relevancia de la ciudad de Cádiz, en la actualidad perteneciente a la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.
Si nos remontamos a tiempos pretéritos, fue un hospital, que lo financió don José Moreno de Mora y Vitón, sobre el año 1903 cuya misión era la atención de los enfermos de la ciudad, unas de las labores principales era el socorrimiento, de lo heridos del frente popular, que lo promovió el Almirante Valdés.
Fue un lugar de dolor y muerte, y fuertes sentimientos, guardados en sus paredes, durante muchos años.
Este edificio empezó su andadura como Universidad, en la década de los 90, los casos de hechos extraños y fenómenos sin explicación, como luces que se encendían solas, objetos que se desplazaban movidos por nada que tuviera explicación, portazos de puertas violentos, corrientes de aire sin motivo que la pudiera provocar, llanto de una niña, sombras, y accionamiento de ascensores sin causa física.
Todos los casos parecían tener un origen común, la zona donde se encontraba el antiguo mortuorio, en la actualidad la dependencia de la biblioteca. Los numerosos testigos afirman haber visto la presencia de una monja vestida de blanco con machas de sangre.
Este hospital parece que no fue modelo de atención es cierto que en aquellos tiempos la medicina tenía pocos medios, y es más que posible que el personal sanitario estuviese desbordado, pero se cuenta que lo enfermos que se encontraban solo eran tratados de un modo negligente, y el trato a los niños parece que no era el mas adecuado. Esta  claro que en este se vivió momentos de sufrimiento e impotencia.
Otro lugar donde se refieren multitud hechos paranormales es la antigua Delegación de alumnos, en el sótano, que hoy es un archivo, en este lugar los testigos han escuchado ruidos extraños, y se nota presencias, y pisadas.
Los testigos se van acumulando uno de ellos es la de una joven, que relata textualmente:

 “Iba bajando las escaleras junto a unos compañeros y percibí cómo alguien se dirigía a una de las aulas. Me extrañó que al entrar por la puerta dejara las luces apagadas. Le pregunté a mis compañeros si habían visto a esa persona entrar por aquella puerta y ellos me lo negaron, y me comentaban que por allí no había pasado nadie. Quise verlo por mí misma acercándome al aula y pudimos comprobar que allí no había absolutamente nadie y las luces seguían apagadas. Me quedé atónita pero no le quise dar más vueltas e intenté olvidar aquello”.
Entre los testigos podemos encontrar profesores, y  guardias de seguridad  que han visto muchísimos casos sin explicación en sus rondas nocturnas, incluso han motivado bajas, por depresión, es sin duda un misterio con mucha documentación de testigos.

Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).