La Sábana Santa y Jesús de Nazaret.



 

La Sábana Santa y Jesús de Nazaret.



Resultado de imagen de sabana santa

 
  Un  gran misterio, con unas pruebas físicas, como es la propia sabana santa, un lienzo, que nos revela hechos del pasado.

     Se han realizado, diversos estudios, sobre el sufrimiento que tuvo que padecer  Jesús de Nazaret.

     La tortura fue enorme, y la  agonía  fue  aun  mayor, según las sagradas escrituras.

    Jesús murió para salvar el mundo de los pecados,  y  a los hombres en la Tierra.

    En la actualidad, con los medios actuales de que dispone la ciencia, se puede demostrar y de hecho confirman que Jesús existió.

     Según los Investigadores, Jesús antes de ser crucificado, ya demostraba tener unos marcados síntomas de sufrimiento físico.

     La noche anterior, los discípulos, vieron a Jesús en el Monte de los Olivos, padecer fuertes signos de sufrimiento, que incluso le provocaban la rotura de vasos sanguíneo, que generaba gotas de sangre con sudor, llamado también, hematidrosis.

     Después de todos los tormentos, como fueron la flagelación, el vía crucis, y la crucifixión, Cristo murió de asfixia, de una insuficiencia cardíaca, y  ya al final de un infarto, aunque fueron muchas otras causas, hemorragias, roturas de huesos, y un sinfín traumatismos.

    La flagelación, unos de los más crueles castigos, que utilizaban los romanos,  que desnudaban a la victima por la parte superior, los amarraban, luego los encorvaban y les golpeaban en la espalda, con la máxima dureza, hasta provocar el máximo daño posible, todo ello con un azote corto, que se componían de cuerdas, que terminaban en pequeñas bolas de hierro, que producían  importantes desgarros en la piel.

   Después la corona de espinas, en  la cual los soldados se reían y burlaban del reo, el dolor provocado por la corona de espinas, tuvo que ser intenso, más con el transcurso de tiempo.

      A esa altura  ya  Jesús, esta al borde del colapso, había perdido mucha sangre.

     La crucifixión, fue lo siguiente, que ya  en eso momento de sufrimiento, por las torturas sometidas, se desearía la muerte para acabar la misma.

    A Jesús le introdujeron clavos, en las manos,.produciendo desgarros de los tendones, y un dolor que en la actualidad no se podría mitigar con ningún medicamento.

     En los pies sufrió la misma tortura. La crucifixión, estaba pensada, para alargar la agonía, vértigos, calambres, sed, inanición, fiebre, vergüenza, y humillación, y el dolor, era provocado, por cada toma de aire del crucificado, la respiración cada vez era más difícil, y dolorosa, pues tenía que levantar el cuerpo para poder respirar.

    La Biblia dice, que fue atravesado por una lanza en el costado izquierdo, con mucha probabilidad, ya Jesús  en  ese  momento estaba muerto.

     La ciencia puede dar fe, de que estos hechos ocurrieron, por estudios al cual se sometió la Sábana Santa, que envolvió a Jesucristo.

     No  cabe  duda  que  cada  uno  de  nosotros  vive  la  fe  de  una  forma,  y  sus  creencias, todas  respetables, y  yo  me  quedo  con  el  mensaje de  Jesús  de:  "Amaros  los  unos  a  los otros  como yo  os  he  amado",  creo  que  todos  deberíamos  de  estar  de  acuerdo  con  este  mensaje, seguramente  un  objetivo  sin  cumplir,  y  que  no  se  cumplirá  por  desgracia.




        Puede que te pueda interesar:EL  SANTO  GRIAL, ( Juan Manuel García )





                                                  

Entradas populares de este blog

Tragarse cristales, una enfermedad, ( Hyalophagia ).